La última mujer de la Tierra

Las mujeres ya trabajamos libremente, no tenemos por qué estar condenadas al ostracismo del hogar, cada vez ocupamos más puestos directivos y somos más independientes que nunca. Pero no es menos cierto que cobramos menos por realizar el mismo trabajo, que nuestro cuerpo está más sexualizado que nunca (o tanto como siempre) y que tenemos que seguir soportando día tras día comportamientos, actitudes y bromas absurdas solo por el hecho de ser mujeres.

Por su parte, los medios de comunicación son nuestra ventana directa al resto del mundo. Cuando hablo de medios de comunicación no me refiero solo a la prensa o a las noticias del mediodía. Me refiero a la prensa, a la televisión, a internet, al cine, a las series, a la música, a los libros y, en definitiva, a todo aquello que supone una aproximación o interacción con la realidad que nos rodea.

Resulta casi imposible pasar un día sin usar medios de comunicación. Y a su vez son estos los que más contribuyen a fomentar el machismo y el mal concepto del feminismo. Podría ponerme a hablar sobre telebasura, que es donde esto se aprecia más fácilmente, o sobre cómo se tergiversan noticias en los telediarios. Pero no, el enemigo está mucho más cerca de lo que pensamos. El ejemplo que voy a poner es sobre series de televisión.

En los últimos días me he topado con flagrantes ejemplos de machismo en la pequeña pantalla. Sin embargo, hoy voy a hablar de mi último descubrimiento.

The last man on Earth (2015) es una de las últimas incorporaciones a la parrilla. La trama no es ni muy complicada ni muy original. En el año 2020, tras un virus que ha atacado a todo el globo, Phill se queda solo en la tierra. Pasa dos años recorriendo el país en busca de alguien más sin suerte. Finalmente, se afinca en una gran mansión en la que al cabo de los meses la porquería impide ver el suelo. El personaje comienza a vivir con una falta total de normas y conductas socialmente aceptadas, se alimenta a base de comida basura y alcohol, entra a las tiendas a llevarse todo aquello que necesita para sobrevivir y amuebla su casa con obras de arte sacadas del museo. Todo esto parece lógico teniendo en cuenta que la civilización ha desaparecido y las consecuencias van a ser nulas. Sin embargo, lo que más anhela Phill es encontrar a otra persona con la que compartir el apocalipsis. Concretamente le gustaría que esa persona fuese una mujer. Y efectivamente, en el capítulo uno esa mujer aparece.

Pero resulta ser un problema. Ella, llamada Carol, trata de ordenar la vida de Phill. Es cierto que hacer tus necesidades en una piscina y andar en calzoncillos durante semanas no suena a lo más higiénico del mundo, pero Carol lo lleva hasta el extremo, incluso hace que Phill se detenga en un stop en el que, lógicamente, resulta absurdo pararse ya que están solos.

Bien, ¿el problema?: cuando ella aparece se acaba la diversión. En esta serie y, en general, la mujer es sinónimo de normas y de aburrimiento. De hecho, el objetivo de este personaje es, directamente, cambiar la personalidad del protagonista masculino para poder procrear y perpetuar la especie con él.

En la revista cultural Jot Down leí un artículo que trata acerca de este mismo tema. En este caso ponen de ejemplo a tres niñas televisivas que no tienen madre: Pippi Calzaslargas, Matilda y Punky. La respuesta a la pregunta por qué no tienen madre es la misma. Las madres coartan la libertad de estas niñas. No les dejan ser ellas mismas, no les dejan hacer travesuras, no les dejan ser niñas.

Algo similar ocurre con las princesas Disney. La mayoría solo tienen padre. ¿Se presupone que un padre es menos estricto que una madre? ¿Que por el hecho de ser una mujer debes ser aburrida, mandona y opresiva?

Sinceramente, dudo que en todas las familias del mundo esto sea así. Habrá casos en los que la madre sea más diligente y otros en los que lo sea el padre. Siendo esto así ¿por qué la televisión y el cine nos dice que eliminando a las mujeres del plano se acaba con el aburrimiento?

¿Por qué no es Carol la que se dedica a jugar a los bolos con acuarios o a destrozar coches y Phill el que pone el punto de cordura y aburrimiento a la serie? Es más ¿por qué se llama El último hombre de la Tierra y no La última mujer de la Tierra?

Creemos que se ha acabado con el machismo y eso es aún más peligroso porque lo ignoramos cuando aparece.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s