Por qué no voy a votar en las próximas elecciones

He mantenido muchas conversaciones sobre este tema. Es imposible saber a ciencia cierta qué es lo que va a pasar en los próximos meses. Pero no queda muy lejos en el horizonte, la posibilidad de que el 26 de junio seamos convocados, otra vez, a las urnas. Si, como yo, eres andaluz y si esos comicios se llevan a cabo, será la cuarta vez que votes en poco más de un año.

Desde que empecé a tener conciencia e interesarme algo más por el panorama político de esto que llaman España, he sido de las que se horrorizan cuando alguien dice que no va a votar porque no sirve para nada. Lamentablemente, con todo lo que ello supone, he de concederle la razón a esas personas.

Votar no sirve para nada. O así ha quedado demostrado esta última semana en la primera sesión de investidura. El penoso espectáculo que la “clase política” ha dado es para apagar la luz y dejar que cierre el último, si es que queda alguien. Pero no. En este país no somos así. Aquí somos más de liarnos la manta a la cabeza y continuar a ciegas. Total, llevamos más de 75 días sin gobierno y no se ha notado nada diferente, no se han invertido los polos ni ha llegado el apocalipsis.

Es patético ver cómo somos incapaces de llegar a un acuerdo para cuidarnos a nosotros mismos. Claro que, si te paras a pensarlo, nos estamos cargando el único lugar en el que nuestra especie puede vivir.

Creo que, como muchos otros, tenía una ilusión especial en que todo cambiara. En una revolución desde dentro, en un saber hacer distinto, la renovación, el ansiado cambio que todos están prometiendo. No obstante, es tarde. Ya no me lo creo. Y no me lo creo por parte de nadie.

Hemos votado y los representantes que ocupan la cámara baja son el reflejo de lo que la ciudadanía ha escogido democráticamente (todo lo democráticamente que la LOREG permite). Ahora era su turno, señorías. Ahora era cuando tenían que haber demostrado altura política, tenían que haberle devuelto la “clase” a su trabajo, uno de los que mayor responsabilidad conlleva. Ahora era cuando tenían que poner el interés general por encima de su interés personal dando ejemplo, a nivel europeo, de que verdaderamente el cambio es posible, de que pueden colaborar en favor de la sociedad a la que pertenecen. Pero ahora es ya tarde.

Nosotros hemos votado. Ustedes han actuado egoístamente. Ahora no me pidan que confíe en nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s